Europa y Norteamérica afrontaron olas de calor