Las alcaldías se comprometen a que la recuperación económica tras COVID-19 no se traduzca en volver a lo de siempre

Los alcaldes y alcaldesas de C40 instan a que la recuperación económica tras la pandemia sea saludable, equitativa y sostenible.

(Foto: Christian Córdova)

Los alcaldes y alcaldesas de muchas de las ciudades más importantes del mundo han advertido que la recuperación tras el COVID-19 “no debería ser una vuelta a lo de siempre, como si nada hubiera pasado, pues un mundo así está abocado a un sobrecalentamiento de 3 °C”.

El grupo de ciudades de C40 ha presentado una declaración de principios cuyo fin es dar forma a la recuperación tras la crisis generada por el COVID-19. Las alcaldías aspiran a “que la recuperación tras el COVID-19 nos sirva para construir una sociedad mejor, más sostenible y más justa”.

Estos principios se adoptaron en la primera reunión del ‘Global Mayors COVID-19 Recovery Task Force’ de C40, iniciativa apoyada por el presidente de C40 y alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, y respaldada por un número considerable de líderes de ciudades como Los Ángeles, Atenas, Austin, Barcelona, Bogotá, Boston, Buenos Aires, Chicago, Curitiba, Durban, Freetown, Hong Kong, Houston, Lima, Lisboa, Londres, Medellín, Milán, Melbourne, Ciudad de México, Montréal, Nueva Orleans, Nueva York, Oslo, Portland, Ciudad Quezón, Róterdam, San Francisco, Salvador, Santiago de Chile, São Paulo, Seattle, Seúl, Sídney, Tel Aviv-Yafo y Vancouver.

Daniel Quintero Calle, alcalde de Medellín, declaró: “Como Alcalde de Medellín, me siento orgulloso de ser parte del Global Mayors COVID-19 Recovery Task Force de C40 y representar a las ciudades latinoamericanas. Pertenecer a este grupo de trabajo, le posibilitará a Medellín implementar acciones exitosas en tiempo real para la recuperación económica sostenible como una realidad en el futuro de nuestra ciudad y del mundo entero. Nuestro objetivo será compartir y complementar el conocimiento de todas las ciudades para encontrar las mejores vías para salir adelante y superar este gran desafío, demostrando una vez más la capacidad de resiliencia de Medellín frente a las adversidades.”

“Lima asume el compromiso de superar este momento difícil para toda la humanidad, reafirmando nuestra política de enfocarnos en las personas y sus necesidades, y a partir de ello, seguir construyendo una sociedad más equitativa, segura y sostenible”, agregó Jorge Muñoz, alcalde de Lima.

“Bogotá ha incluido una legislación a nivel de la ciudad para asegurar que la recuperación no profundice la crisis climática”, dijo Claudia López, alcaldesa de Bogotá. “Equilibrar las estructuras de incentivos para permitir un crecimiento económico limpio es nuestra mejor apuesta”.

“Este grupo de trabajo se compromete a ayudar a los dirigentes de las ciudades en su aspiración por lograr una recuperación económica que nos lleve hacia el futuro, no hacia el pasado”, afirmó Michael R. Bloomberg, presidente de la junta de C40 y alcalde de la ciudad de Nueva York entre los años 2002 y 2013. “Los principios que hemos firmado guiarán nuestros esfuerzos para desarrollar una nueva normalidad; una normalidad más ecológica, más sana y más próspera para todos y todas.”

La declaración de hoy es fruto de una serie de reuniones virtuales en las que han participado más de 40 alcaldes y alcaldesas, lo que demuestra que están trabajando juntos a nivel mundial para superar tanto la crisis del coronavirus como la del cambio climático.

Declaración de principios:

La pandemia del COVID-19 ha tenido una profunda repercusión en las ciudades de todo el mundo. No se trata solo de una crisis internacional que afecta a la salud, sino también a la sociedad y la economía, y cuyos efectos serán visibles en los próximos años. En muchos aspectos, se trata también de un fenómeno urbano que ha desencadenado la destrucción del medioambiente y la relación de la humanidad con la naturaleza.

Nuestro compromiso como alcaldes y alcaldesas es apoyar a los residentes de nuestras ciudades y proteger su salud siguiendo la orientación y los consejos de los expertos. Los miembros de C40 estamos poniendo en común tanto lo que hemos aprendido en los últimos meses como el conocimiento adquirido al responder a otras crisis de salud pública, económicas o medioambientales.

Es evidente que el daño provocado por el COVID-19 no ha sido equitativo. Los más afectados por las consecuencias del COVID-19 en la salud y la economía son las personas más vulnerables y las más desfavorecidas. También es evidente que el mundo no estaba completamente preparado para esta crisis, a pesar de las lecciones aprendidas tras emergencias recientes de salud pública y climáticas como las del SARS, el MERS o el Ébola. Esto es, en parte, consecuencia del debilitamiento de los mecanismos e instituciones internacionales que se crearon para garantizar la paz y la prosperidad de todos; y, en parte, consecuencia de ignorar el conocimiento basado en la ciencia.

Nosotros, en calidad de líderes de importantes ciudades de todo el mundo, tenemos claro que nuestro objetivo no debería ser volver a la “normalidad”; nuestra meta es que la recuperación tras el COVID-19 nos sirva para construir una sociedad mejor, más sostenible, más resiliente y más justa. Por ello, nuestra estrategia conjunta de apoyo a la recuperación de nuestras ciudades y sus residentes tras el COVID-19 seguirá los siguientes principios:

  1. La recuperación no debería ser una vuelta a lo de siempre, pues un mundo así está abocado a un sobrecalentamiento de 3 °C o más;
  2. La recuperación debe estar guiada, ante todo, por la adhesión a los conocimientos científicos y de salud pública, con el fin de garantizar la seguridad de toda la ciudadanía;
  3. Servicios públicos excelentes, la inversión pública y un aumento de la resiliencia de las comunidades constituirán la base más efectiva para la recuperación;
  4. La recuperación debe abordar cuestiones de equidad que el impacto de la crisis ha evidenciado; por ejemplo, los trabajadores que ahora se consideran esenciales deben ser reconocidos y recompensados en consecuencia, y las políticas deben apoyar a las personas que viven en asentamientos informales;
  5. La recuperación debe mejorar la resiliencia de nuestras ciudades y comunidades; por tanto, se deberían realizar inversiones que sirvan de protección ante futuras amenazas, entre las que destaca la crisis climática, y ofrecer apoyo a las personas a las que han perjudicado los riesgos climáticos y de salud;
  6. La acción climática puede contribuir a acelerar la recuperación económica y a aumentar la equidad social mediante el uso de nuevas tecnologías y la creación de nuevas industrias y empleos. Esto se traducirá en más beneficios para nuestros residentes, trabajadores, estudiantes, empresas y visitantes.
  7. Nos comprometemos a hacer todo lo que esté en nuestra mano y en la capacidad de nuestros gobiernos municipales para asegurar que la recuperación del COVID-19 sea saludable, equitativa y sostenible;
  8. Nos comprometemos a utilizar nuestras voces colectivas y acciones individuales para asegurar que los gobiernos nacionales apoyen a las ciudades y a las inversiones necesarias en las mismas para poder llevar a cabo una recuperación económica que sea saludable, equitativa y sostenible;
  9. Nos comprometemos a utilizar nuestras voces colectivas y acciones individuales para garantizar que las instituciones internacionales y regionales inviertan directamente en las ciudades y apoyen así una recuperación saludable, equitativa y sostenible.

Recursos

Radar Climático

Suscríbete a nuestros boletines

Síguenos en Twitter

Una mirada más personal

Banner enlace hacia el blog

Conexión COP

CON EL APOYO DE: A través de: IMPLEMENTADO POR: EN COLABORACIÓN CON:
United Nations