fbpx
ConexiónCOP > Todas las noticias > Ciencia e Innovación > Sequía sin precedentes en…

Sequía sin precedentes en Francia demuestra que cambio climático está «fuera de control”

A medida que se acelera el calentamiento global, el fantasma de la sequía acecha a las tierras verdes de cultivo de Francia. Incluso ahora, antes del comienzo del verano allá, 15 departamentos administrativos han tenido que restringir el uso del agua mientras los agricultores advierten que la situación actual tendrá un impacto adverso en el rendimiento de sus cultivos.

Pocos hablan en Francia de esta catástrofe que se avecina, pero todos los signos de una sequía récord están ahí.

«Ninguna región se ha salvado. Vemos que la tierra se resquebraja cada día. Ayer estuve en casa de un agricultor de la región del Puy-de-Dôme, en el centro de Francia,; estaba regando el trigo. Si las cosas siguen así, los agricultores que puedan regar sus cultivos podrán hacer frente a ello, pero los demás se enfrentarán a una drástica reducción de sus rendimientos», expresó a la agencia AFP, Christiane Lambert, directora del mayor sindicato agrícola de Francia, la FNSEA.

Desde el pasado otoño hemos asistido a «enormes sequías» en España y Portugal, y el mismo fenómeno se ha extendido al sur de Francia, según Lambert. Pero «lo inusual de esta temporada es que la sequía está afectando a las regiones del norte del Loira», el río que divide el sur y el norte de Francia.

Las reservas de agua no podían llenarse

El Ministerio de Agricultura francés es muy consciente de la crisis. «Los cultivos de invierno, como el trigo y la cebada, que actualmente están creciendo (antes de su cultivo posterior), están empezando a experimentar condiciones que afectarán a los rendimientos», dijo un portavoz.

El clima caluroso y seco de las últimas semanas en Francia podría afectar también a los cultivos de primavera, como el maíz, el girasol y la remolacha, así como al forraje necesario para alimentar al ganado.

Los flujos energéticos franceses también podrían verse afectados. «Además, la sequía tiene un impacto negativo en la producción de energía, ya que las centrales nucleares necesitan mucha agua para refrigerar los reactores».

El aumento de las temperaturas de este mes de abril -apesar de que el primer día del mes nevara en Francia- provocó un descenso del 25% de las precipitaciones con respecto a los patrones normales.

Esta ola de calor es «notable por lo temprana que es, por su duración y por su extensión geográfica», dijo la Oficina Meteorológica de Francia.

Estas condiciones, combinadas con la inusual escasez de lluvias del pasado invierno, han producido la actual sequía: El déficit de lluvias durante dos temporadas sucesivas hizo que «las capas freáticas no pudieran llenarse», dijo Haziza.

«Así que muy rápidamente acabamos en una situación crítica, antes incluso de que haya empezado el verano». Para Haziza, que estudia cómo se distribuye y circula el agua por el planeta, las razones de la actual escasez están claras.

«La falta de lluvia está directamente causada por el cambio climático; no hay duda de ello», dijo. «La sequía es una de las primeras consecuencias que podemos ver. Tal y como están las cosas, este fenómeno se produce cada vez más pronto y se extiende cada año».

De hecho, es la primera vez que Francia sufre lo que los meteorólogos denominan «sequía repentina», un fenómeno que suelen experimentar los países más cálidos y áridos, en el que el suelo y los cultivos se secan en apenas cinco días.

La situación está fuera de control   

La sequía ha afectado especialmente a algunas regiones, sobre todo en el sureste de Francia, el este del país y la región de Poitou-Charentes, en el oeste.

«Las reservas de agua de algunas regiones consiguen llenarse con facilidad, mientras que otras no», explica Haziza. «Pero ahora, incluso regiones que pensaban que no tendrían una sequía, como el norte de Francia -por no hablar de amplias zonas del norte de Europa, incluida Bélgica- están empezando a sufrir sus efectos».

Al imponer restricciones en esos 15 departamentos, el Ejecutivo francés está gestionando la crisis, pero sigue estando lejos de atajar su causa.

Las medidas varían según el departamento: desde la prohibición de regar los jardines o los campos a determinadas horas hasta la prohibición total de utilizar el agua para lavar el coche.

Tras las conversaciones con las compañías de agua de Francia y los representantes de los agricultores, el Ministerio de Agricultura anunció que la Tercera Revolución Agrícola, un fondo lanzado en abril para ayudar a los agricultores a hacer frente al cambio climático, se duplicará hasta alcanzar los 40 millones de euros.

El Gobierno francés también anunció a finales de abril que las compañías de agua podrían gastar 100 millones de euros adicionales para ayudar a los agricultores a adaptarse al cambio climático o para crear nuevos embalses.

Francia ha respondido mejor que la mayoría de los países desarrollados a la amenaza del cambio climático, y comenzó la transición de los combustibles fósiles a la energía nuclear en la década de 1970. El presidente Emmanuel Macron ha reiterado recientemente su apoyo a la energía nuclear.

Aun así, las medidas destinadas a hacer frente a la actual sequía no son nada comparadas con las fuerzas del cambio climático que la impulsan. Según Haziza, Francia debe modificar a largo plazo su modelo agrícola, lo que incluye un cambio de su actual paradigma orientado a la producción, que alimenta el problema de la sequía al impulsar la deforestación.

Esta nota sintetiza una información de otros medios de comunicación y tiene como objetivo facilitar la labor de los periodistas y líderes de opinión de América Latina en la cobertura del cambio climático. Se sugiere acceder al medio desde el cual se reproduce la noticia para verificar los permisos de uso.

Recibe cada mes el Radar Climático
en tu bandeja de correo